Prevención y Detección del Cáncer de Seno es tarea de todos

Por: Dr. Jorge Alberto Díaz Astudillo

 

Es Octubre y hasta la NFL se viste de rosa para hacer conciencia y apoyar en la lucha contra el cáncer de Mama, nos abundan anuncios que hacen recordar la importancia de realizar la autoexploración periódicamente y estudios de gabinete al menos 1 vez al año, sobre todo si es población de riesgo.


Pero existe un factor de riesgo ligado al cáncer de mama después de la menopausia, la obesidad, poco o nada se menciona y se combate, ya sea por marketing o por la idea errónea de que el cáncer solo se detecta a tiempo y  no se puede  prevenir.


La obesidad está asociada con riesgos mayores de los siguientes tipos de cáncer, y posiblemente de otros cánceres también:


  • Esófago
  • Páncreas
  • Colon y recto
  • Seno (después de la menopausia)
  • Endometrio (el revestimiento del útero)
  • Riñón
  • Tiroides
  • Vesícula biliar

Se han sugerido varios mecanismos posibles para explicar la asociación entre la obesidad y un mayor riesgo de algunos cánceres:

  • El tejido adiposo (graso) produce cantidades en exceso de estrógeno, y concentraciones altas de esta hormona se han asociado con el riesgo de cánceres de seno, de endometrio y de otros.
  • La gente obesa tiene con frecuencia concentraciones mayores de insulina y el factor de crecimiento como la insulina-1 (IGF-1) en su sangre (una afección conocida como hiperinsulinemia o resistencia a la insulina), lo cual puede fomentar la formación de algunos tumores.
  • Las células grasas producen hormonas, llamadas adipocinas, las cuales pueden estimular o inhibir el crecimiento celular. Por ejemplo,  la leptina, que abunda más en gente obesa, parece que fomenta la proliferación celular, mientras que la adiponectina, que es menos abundante en gente obesa, puede tener efectos antiproliferativos.
  • Las células adiposas pueden tener también efectos directos e indirectos en otros reguladores del crecimiento de tumores, incluso la proteína cinasa activada por el blanco mamífero de la rapamicina (mammalian target of rapamycin, mTOR) y por el monofosfato de adenosina, (adenosine monophosphate, AMP).
  • La gente obesa tiene con frecuencia inflamación crónica en un grado bajo o "sub-agudo", lo cual está asociado a un mayor riesgo de cáncer.

Otros mecanismos posibles son las reacciones imnunitarias alteradas, los efectos en el sistema del factor nuclear kappa beta y el estrés oxidativo.

 

Recomendaciones:

  • Mantener un peso saludable
  • Realizar una dieta antiinflamatoria (proporciona un equilibrio saludable entre grasas omega-6 y omega-3)
  • Sustituir la terapia Hormonal por la Terapia biológica para tratar la menopausia.
  • Realizar auto exploración de mamas (revise sus pechos entre los días siete y diez posteriores a su regla. Si ya no menstrua, fije una fecha mensual para hacerse esta auto detección.)
  • Realizar Mamografía ( 1 vez al año a partir de los 40 años y si tiene antecedentes familiares 1 vez al año después de los 30 años)
  • Acude con tu Ginecólogo regularmente.

 

La lucha contra el cáncer de seno la hacemos todos, cuídate, quiérete y atiéndete

 

¡Éste soy yo!

Nací en Cuernavaca Morelos México, ciudad a la que amo y donde me forme en el campo profesional y ejerzo.

 

Soy  Médico Cirujano por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Experto Universitario en Nutrición Clínica por la Universidad Europea del Atlantico, he cursado mis estudios de posgrado en Homotoxicología por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y la Sociedad Medica Mexicana de Homotoxicología, y estoy certificado por la International Academy of Homotoxicology.

Catedratico, Conferencista y Comentarista.

 

 

Yo en las redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Jorge Alberto Diaz Astudillo